Blog

Cómo elegir tu base de maquillaje

Las bases de maquillaje son un producto fundamental que nos permiten neutralizar la piel, pero muchas veces es difícil encontrar el tono apropiado.

Para eso tengo algunos tips que seguramente te puedan servir a la hora de comprar una base nueva, y no sentir que estamos desperdiciando el dinero.

Hay 3 puntos a tener en cuenta a la hora de elegir una base: el color, el tipo de piel y la textura de la misma.

Empecemos por el color:

Para poder probar el color, lo ideal es hacerlo con luz natural (lo mejor seria poder pedir una muestra de la base y, al llegar a casa, probarla)

Ver tu piel a la luz del día, no solo la de tu rostro sino también, la de tu frente, cuello, hombros e incluso la de tus manos.
La mayoría de las personas tenemos diferentes tonos de piel, nadie tiene un color completamente parejo. Muchas personas tienen el color del pecho diferente al cuello, otras personas tienen el color del rostro diferente al cuello. Incluso, hay personas que tienen diferentes colores en el rostro, es decir algunas partes más oscuras que otras. Un ejemplo de esto último es que el color de las manos es diferente al del resto del cuerpo. Por eso jamás pruebes la base sobre tus manos.
Es importante ver tu piel a la luz del día, y los diferentes tonos desde distintos ángulos: tu rostro, tu frente, tu mentón, tu cuello, tus hombros, te resultará útil para poder distinguir los matices de tu piel.
La piel está compuesta de tonos rojos, azules, amarillos, verdes, violetas, negro, blanco, todos ellos juntos. Al igual que en una pintura, si observamos detenidamente la obra, notaremos que el color de la piel pasa por grises, neutros, amarillos, rojizos, etc.

Tipo de Piel y textura:

Saber qué tipo de piel tenés es muy importante: saber si tenés piel oleosa, piel mixta o seca, piel normal a seca, piel normal a oleosa o piel muy muy seca. Esto no solo te va a garantizar un buen acabado, sino también una buena duración, ya que la piel va cambiando durante el año y así también su formulación. Por ejemplo, la base que usamos en invierno no es la misma que podemos usar en pleno verano.

Si hablamos de texturas, eso depende de la cubrición que queramos. Si queremos una de poca cubrición, de mediana cubrición, de media a alta o de una cubrición total.
Por ejemplo: si buscas una base de mediana cubrición y tu piel es oleosa, mixta o seca, o es una piel normal a seca, piel normal a oleosa o piel demasiado seca, vas a buscar por una base que en lo posible tenga la combinación de lo que estás buscando. Si no pudieras encontrar la textura que buscas para tu tipo de piel, te aconsejaría que siempre le des prioridad a la formulación que mejor funcionaria en tu piel, ya que eso no solo hará que luzca natural, sino también que no cambie la textura durante el día y tenga una mejor duración.

RECORDA:

El maquillaje nos permite destacar con pequeños detalles lo mejor de nosotras mismas.
Elegir el color correcto para tu piel hará que te veas radiante y que cualquier maquillaje se luzca!

Espero que estos consejos sean útiles a la hora de elegir tu próxima base.
Nos vemos en el próximo post!